La exdirectora de la CAM se apunta al paro

La exdirectora general de Caja Mediterráneo, María Dolores Amorós, se ha inscrito como demandante de empleo en las oficinas del paro, según han confirmado a Europa Press fuentes conocedoras de la decisión de Amorós.

   María Dolores Amorós acudió este viernes a una de las oficinas del Servicio Valenciano de Empleo y Formación (Servef) de Alicante para inscribirse como demandante de empleo, aunque por el momento no ha iniciado los trámites para cobrar la prestación de desempleo.

Amorós fue destituida como directora general por los administradores del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), organismo dependiente del Banco de España, el pasado 10 de agosto, aunque continuaba cobrando su salario.

Los administradores del FROB decidieron el 28 de septiembre despedirla al considerar que “actuó en beneficio propio al calcular su propia pensión vitalicia” por importe de 369.497 euros anuales, así como por “falsear las cuentas para ocultar la debilidad financiera de la entidad” y por llevar a cabo una “deficiente gestión”.

vía La exdirectora de la CAM se apunta al paro.

CAM Las diez preguntas que alguien debería responder

En medio de una crisis en la que la banca española es observada con meticulosidad por parte de los analistas internacionales; en un ambiente en el que se exige de forma creciente a la población esfuerzo y sacrificios; cuando los reguladores parecerían tener ya en su mano los medios y argumentos para controlar cualquier actuación sospechosa de una entidad financiera, se dan a conocer las muchas irregularidades de la Caja de Ahorros del Meditérraneo (CAM).

 

 


Sin duda, lo ocurrido en la CAM afectará de forma muy negativa al crédito exterior de España, especialmente de su sistema financiero. Por ello es exigible la respuesta a una serie de cuestiones que confunden e irritan a sus clientes, accionistas, trabajadores…

1.- ¿No tiene que decir nada la auditora KPMG que ha trabajado para la CAM los últimos veinte años? Hasta el momento, KPMG sólo ha señalado que el resultado del primer trimestre de la entidad, donde se han detectado numerosas irregularidades, no está auditado.

2.- ¿Cómo pudieron los ejecutivos de la entidad los días anteriores a la intervención del FROB autoconcederse jubilaciones anticipadas y contabilizarlas erróneamente sin que la labor de supervisión del Banco de España lo detectara de forma inmediata?

3.-¿Cómo puede decir el vicepresidente del consejo de administración que a ellos no les han engañado porque ya sospechaban las irregularidades? ¿Cómo el consejo de administración de una entidad solicita datos a sus ejecutivos y no se pone en conocimiento del Banco de España su resistencia a facilitárselos?

4.-¿Cómo el Banco de España no se dirige en ningún momento al consejo de administración de la CAMcuando se estaba gestando la intervención?

5.-¿Cómo se obligó prácticamente a Cajastur a que admitiera a la CAM en el Banco Base y se la culpabilizó de la ruptura a la vista de la situación en la que estaba la caja alicantina?

6.- ¿Cómo se puede poner a la venta una entidad al tiempo que el FROB busca irregularidades en su cartera inmobiliaria?

7.- ¿Cómo puede ser tan fácil mentir a los técnicos del FROB sobre las cuentas presentadas en junio de 2011? Presentaron unos beneficios de 81 millones y se descubrieron unas pérdidas de 1.136 millones.

8.- ¿Por qué no se controló de forma más estrecha el riesgo y la morosidad de la CAM? Decía tener una mora de 9,51 y resultó ser de 19 por ciento. La morosidad es un dato clave para conocer la situación de una entidad financiera.

9.- ¿No dio suficientes pistas la CAM de sus problemas al Banco de España al recurrir en exceso a los mercados mayoristas y abusar de la refinanciación de deuda para evitar que afloraran los activos tóxicos?

10.- ¿Sabía de su mala situación y de las irregularidades el Banco de España, pero trató de ocultarlas bajo las siglas del nuevo Banco Base que lidera Cajastur?

Estas cuestiones merecen ciertamente alguna respuesta para que  podamos asumir con tranquilidad, como dice el Banco de España, que lo ocurrido en la CAM no se puede generalizar y que sus problemas de gestión no son extensibles al sector. No parece que tantas irregularidades puedan sólo justificarse por el descuido en la gestión mientras buscaba una solución a través de una operación corporativa.

Las diez preguntas que alguien debería responder | Economía.

La ex directora general de CAM pretendía cobrar una renta vitalicia de 370.000 euros anuales.

La ex directora general de CAM pretendía cobrar una renta vitalicia de 370.000 euros anuales

 

 

La ex directora general de la Caja del Mediterráneo (CAM), María Dolores Amorós. Foto: Efe

 

Adiós inminente. El Banco de España prepara el despido disciplinario de María Dolores Amorós, ex directora general de CAM hasta agosto, por buscar el beneficio propio, falsear las cuentas y realizar una gestión deficiente.

La ejecutiva había sido apartada de su puesto después de que la caja fuera intervenida y se designaran tres administradores. Amorós (Alicante, 1962) continuaba como empleada, con sueldo.

El Banco de España considera que los hechos representan un incumplimiento grave en el contrato de alta dirección de Amorós. El despido se producirá sin perjuicio de las responsabilidades que le puedan corresponder en otros ámbitos, tanto a Amorós, como a su predecesor, Roberto López-Abad, y al consejo.

Los administradores acusan a Amorós de actuar en beneficio propio a la hora de calcular su pensión. Estos hechos, reprobables para el Frob, se remontan al 11 de noviembre de 2010. Amorós, hasta entonces directora general adjunta, fue designada ese día directora general, en sustitución de López Abad. Éste asumía la dirección del fracasado Banco Base. Arrancaron entonces cinco movimientos que el Frob rechaza.

1. Retribución anual. Por ser directora general, se le asignó una retribución anual de 593.040 euros.

2. Pacto con el presidente. Particularmente reprobable para el Frob es que menos de 30 días después, el 7 de diciembre del año pasado, Amorós cerró su contrato y pactó con el presidente (Modesto Crespo) su pensión, con una prestación vitalicia asegurada de 30.791 euros al mes (369.497 euros anuales).

A este importe se le aplicó una revalorización del 2% anual desde la jubilación. La cifra crecería con las prestaciones que le corresponderían de la Seguridad Social, del plan de pensiones de CAM y del fondo interno acumulado.

3. Sin confirmar el cargo por la asamblea. Para fijar el importe se partió de su retribución como directora general, cargo que en dicho momento no tenía confirmado. La designación de Amorós exigía su ratificación por la asamblea, hecho que se produjo el 10 de diciembre, tres días después de acordar la pensión vitalicia.

4. Cálculo incorrecto, en contra del consejo. La estimación de la pensión se produjo tomando como base su salario de diciembre de 2010, pese a que el consejo tenía un acuerdo por el que para fijar las pensiones se debía tener en cuenta la retribución fija de los tres años anteriores a la jubilación.

Pero Amorós y también López Abad partieron de su sueldo a 7 de diciembre de 2010 para fijar su pensión, sin respetar el acuerdo del consejo, según los administradores del Frob. Para el resto de la alta dirección se tomó como base el sueldo de noviembre de 2010, nuevamente sin tener en cuenta la media de los tres ejercicios.

5. Contabilizar el fijo y el variable. Los administradores sostienen que para las estimaciones de las pensiones de toda la cúpula se incluyó tanto la retribución fija como los incentivos. El consejo había establecido que sólo computara la fija. Incluir los incentivos obligó a contratar un seguro que a finales de junio del año pasado, cuando la situación de la caja ya era crítica, ascendía a 59,7 millones. Este importe cubría a los trece miembros que en ese momento integraban la alta dirección.

Consecuencias
Lo más probable es que cuando el despido prospere, Amorós recurra en los tribunales, sosteniendo que, en su actuación, seguía las instrucciones de sus superiores y del Banco de España. CAM, por el contrario, cree que el despido es procedente y así quiere evitar pagar la pensión. El contrato de Amorós recogería que este derecho se pierde al ser objeto de un despido disciplinario. La directiva sólo recibiría la indemnización correspondiente a la parte proporcional del año hasta el despido.

vía La ex directora general de CAM pretendía cobrar una renta vitalicia de 370.000 euros anuales,Banca. Expansión.com.